header-photo

Cultura a tres bandas.


El pasado lunes tuve la oportunidad de visitar la biblioteca de Teror. Tenía que contar allí. Don ramón, el taxista, me recogió puntual. Por el camino me iba preguntando sobre mi trabajo de narrador. Que si eran cuentos para hacer reír; que si eran cuentos para niños; que si iba mucha gente; que si a los mayores les gustaba… Lo que el Don Ramón no sabía es que la contada de Teror fue muy tranquila; fueron tres niñas de 4, 5 y 6 años. La sesión se desarrolló con la normalidad que uno se puede permitir con tres niñas. Fueron 55 minutos de cuentos, sonrisas e historias compartidas. Uno ante todo es profesional. Y se hace lo que se tiene que hacer: contar cuentos. Por cierto, una de las niñas terminaba todos los cuentos diciendo… “por la chimenea sale un cohete”.

3 comentarios:

Magda Díaz y Morales dijo...

Y, además, estar en Teror, que es un hermosísimo lugar.

L. dijo...

Lo del cohete también se lo cuentan a mi haij, Dani.
Enhobuena por tu trabajo.

El Cuentero (Dani) dijo...

¡Pues lo mejor, es que sigamos yendo por Teror, Santa Lucía, Telde, y no sé que más para continuar tirando cohetes!