header-photo

Nuevamente, La Palma.

Hace unas semanas, un amigo me comentaba que es curioso como un viaje, por corto que sea, siempre te aporta algo, algo cambia. Acabo de terminar mi periplo por tierras palmeras. Sé que es un tópico, pero es una isla maravillosa que configura un paisaje humano particular y curioso. Mis sesiones de trabajo con las compañeras de los centros del CEIP Manuel Galván (Breña Alta) y CEIP San Antonio (Breña Baja) han sido muy intensas, aunque tengo que reconocer que al comienzo de las sesiones tuve mis dudas. No sobre la profesionalidad de los compañeros y compañeras, pero sí sobre mi capacidad de transmitir lo que para mí significa el desarrollo del plan lector en los centros escolares. Es complicado, porque la educación tiene demasiados matices y aristas que transcurren en un espacio concreto de trabajo. Cada realidad es única e irrepetible. Y mi trabajo parte de mis experiencias personales y docentes que intentamos generalizar para que otros entiendan el sentido de tu trabajo. Por momentos tuve la impresión de ser un orador, de un palabrero, de esos que se recorren los pueblos vendiendo una religión o captando fieles. Pero fue solo eso, una sensación.

0 comentarios: