header-photo

En la Biblioteca de San Juan Telde.

Recuerdo hace años, cuando visitaba esta biblioteca buscando un sitio para leer y estudiar, cada vez que pasaba delante de la sala infantil pensaba lo abandonado que estaba todo aquello. Pero gracias al trabajo y al buen hacer de estos últimos años, las bibliotecas en Telde, en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, han tomado un rumbo adecuado, con sentido y coherencia. Hay mucho que hacer, es así. Pero también hay mucho que ya se ha hecho.


La pasada semana, volvía narrar a esta pequeña sala, repleta de ricos tesoros, con gente (pequeñas y grandes) dispuestas a descubrirlos. Toda una suerte haber estado allí. La participación fue extraordinaria... de las que gustan a los narradores.