header-photo

¡Con los libros en las manos!

Con los libros en las manos. ¡Así se hace! Ese es el lugar; ahí es donde deben estar. Simplemente debes levantar las manos, poco a poco y... lanzarlo bien lejos. Tal vez tengamos suerte y le golpee a alguien en la cabeza, lo deje atolondrado y piense que los libros caen del cielo, se asuste y salga corriendo a guarecerse, no sea que otro golpe, lo convierta en lector para siempre.


2 comentarios:

Inma Ruiz dijo...

Hola:

Te dejo aqui esta nota ya que en Animalec no he encontrado lugar para hacerlo. Me ha encantado el post "Que viene un cuetacuentos" con las instrucciones e ideas que dais a los maestros cuando uno de nosotros vamos a contar a un cole.Por desgracia la mayoria de las veces las condiciones son como cuentas que no deben de ser: ruido, espacio inadecuado, puerta detras, a contraluz...Si me lo permitís me gustaría colgerlo en m blog.

Un beso

El Cuentero (Dani) dijo...

Me alegro mucho. Es más, me gustaría que lo difundieras e incluso que si lo consideras, aportar mejoras. Lo normal es que se haga referencia al lugar de donde se cogió, pero no es algo que me obsesione... La vida está para ser vivida y compartida, ¿no crees?