header-photo

En el centro Juan Ramón Jiménez.

El poema de Juan Ramón Jiménez “Iba tocando mi flauta” comienza así:

Iba tocando mi flauta
a lo largo de la orilla;
y la orilla era un reguero
de amarillas margaritas.

El campo cristaleaba
tras el temblor de la brisa;
para escucharme mejor
el agua se detenía.

Algo así me ocurrió. Iba tocando mi flauta, a lo largo de orilla de mis cuentos, y me detuve en un colegio íntimo, distinto y que lucha por no perder sus señas... y entre sus señas: una acogida entrañable y unos alumnos que monstraron un gran interés.

Espero no tardar dos curso en poder visitar de nuevo el centro y que me inviten de nuevo... Ahí seguiremos, tocando a lo largo de la orilla de mis cuentos...

1 comentarios:

Juana dijo...

Algunas cosas no pueden enseñarse,
pero pasan de corazón a corazón sin palabras.
Gracias por enseñarnos la magia de los cuentos, la magia de tus palabras.
El Trompo, La Cometa y La Piñata